✅ Setas de primavera, prepárate para la recolección

✅ Setas de primavera, prepárate para la recolección

Las setas de primavera son para muchos recolectores las mejores de todas las que podemos encontrar. Te contamos cuáles son, cuándo, dónde salen y cómo podemos recolectarlas.

Aunque no todos los años se cumpla, un invierno lluvioso y con buenas nevadas es lo que los aficionados a la micología estamos esperando cada inicio de temporada de setas. Si se cumplen nuestros deseos la primavera llegará con el campo en óptimas condiciones y los diferentes hábitats se llenarán de hongos por todas partes.

PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650

Buscar setas en primavera, un desconocido placer

Las setas comestibles tienen en la primavera uno de sus momentos más importantes y tenemos que estar preparados para conocerlas y recogerlas en su punto óptimo. Además es una estación desconocida para muchos. El monte está en pleno esplendor, flores, brotes, temperatura agradable y lo que es mejor, casi sin gente. Egoístamente a los buscadores de setas nos interesa que la temporada de setas de primavera siga siendo una desconocida para el gran público.

Setas de primavera, esperando temperaturas y lluvias para iniciar la temporada

El agua proveniente del deshielo invernal, y la lluvia son los elementos principales para el crecimiento de los hongos y setas. A esto hay que unir las temperaturas. En primavera empiezan a ser más suaves, dejando ya las heladas de enero y febrero a un lado. Si estos factores se cumplen podremos empezar a contar los días para iniciar la campaña de marzuelos, colmenillas, perrechicos, colmenillas y otras setas de primavera.

Hay que indicar que la primavera es una estación mu irregular y si tenemos oscilaciones de temperaturas muy grandes, es posible que hayan especies que no lleguen ni siquiera a aparecer, esperando agazapadas a la temporada de primavera siguiente. El marzuelo y la colmenilla son dos de estas setas caprichosas que pueden llegar a negarse a aparecer, habiendo temporadas en las que sólo han aparecido unos pocos días.

Primeras setas del año

A medida que los días pasan y se vuelven más cálidos, van apareciendo setas exquisitas. Para muchos aficionados, las más valoradas en la cocina. Prueba de ello son los precios de setas que podemos encontrar en este inicio de temporada micológica. No es extraño ver precios de perrechicos o de colmenillas que pueden hacer temblar. 200-300 €/kg de perrechicos se pueden llegar a pagar por los primeros en aparecer, y no menos de 50-60 €/kg por las primera colmenillas o boletus pinícola. Precios de setas desproporcionados si los comparamos con los precios de las setas de otoño.

PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650

¿Cuándo salen las setas de primavera?

Las setas de primavera aparecen a partir de febrero, incluso en enero si se trata de un año cálido. Empezando por la costa, en cotas bajas van subiendo hacia cotas más altas a medida que el sol comienza a calentar y las heladas se van haciendo menos frecuentes

No todas las setas de primavera aparecen al unísono. De hecho su aparición es bastante escalada, lo que nos va a permitir disfrutar casi de cada especie por separado. También los hábitats son diferentes para algunas de ellas, por lo que podremos hacer una salida al prado a por senderuelas o perrechicos y otra al monte a por marzuelos o colmenillas. Es sin duda la temporada de setas más divertida. Vamos a repasar cómo evoluciona el calendario micológico de primavera.

marzuelo-hygrophorus marzuolus-seta de ardilla-la casa de las setas

Calendario de aparición de setas de primavera

La variedad de setas que podemos encontrar en primavera es mucho más reducida que la de otoño, ¡pero ni mucho menos de peor calidad! La gran mayoría de las setas comestibles que encontraremos desde marzo hasta junio están considerados por los cocineros como de excelente calidad. Vamos a enumerarlos según sus fechas de aparición.

PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650

Gurumelo, la seta del sur

Esta peculiar seta, Amanita ponderosa, es sin duda la especie más conocida y consumida en aquellas zonas donde aparece. Porque sólo la podemos encontrar en el suroeste peninsular. Huelva, Badajoz, Sevilla, Córdoba, Jaén, Salamanca, Toledo… Crece enterrada y sólo al eclosionar deja entrever unas grietas en la tierra que la delatan. Se recolecta con una herramienta especial tipo punzón para poder romper la tierra. Su hábitat, la dehesa, se encuentra en pleno esplendor en esta época, por lo que hacer una salida al gurumelo es totalmente recomendable para aquellos aficionados que no tienen el gusto de conocerla.

Marzuelo, la reina del camuflaje

Otra seta primaveral que apreciamos mucho es el marzuelo, típica de pinares, hayedos, robledales y, en general, suelos ácidos. Es conocida por su contenido en sustancias pro bióticas que refuerzan el organismo y sus defensas.

El marzuelo o carbonera, aparece en unos puntos muy determinados de la geografía de nuestras montañas. Se esconde bajo el musgo y tiene fama de seguir creciendo incluso bajo la nieve. Al ser las primeras setas a salir, los animales se comen los primeros que se asoman. Así que prepárese para competir con las ardillas y otros animales a la caza de la primera seta del bosque.

Colmenilla, la seta caprichosa

En muchas zonas esta seta está considerada la primera del año. Este aspecto la convierte en deseo de los buscadores de setas y los cocineros que las utilizan para rellenarlas y crear todo tipo de platos. Muchos buscadores de setas las cuentan por unidades y no en Kg, esto ya da una idea de lo difícil que resulta entender esta seta.

En este artículo hablamos detenidamente de la colmenilla. También os dejamos una receta de cocina con colmenilla, donde esta seta rellena es el ingrediente estrella.

Perrechico, seta de san Jorge

Quizá la gran estrella primaveral sea el famoso ‘perretxiko’, también denominado bujarón, mansarón, blanquilla o seta de San Jorge. Este nombre le viene porque suele aparecer en torno a esa fecha de finales de abril.

La seta de San Jorge nos perfuma la primavera, es sin duda una de las setas más aromáticas. Los perrochicos marcan la hierba y crecen siempre en los mismos setales. Esto hace que los conocedores de estos setales se los guarden con el mapa del tesoro, e incluso se los pasen de padres a hijos. Al ser una seta predominantemente de prado, vamos a poder disfrutar de paseos y vistas extraordinarios. Sin duda una de las setas más bonitas de recolectar.

Os dejamos este artículo donde explicamos con detalle todas las características de este hongo, y una receta con perrechicos riquísima

Criadilla de tierra, la trufa de los pobres

Este hongo hipogeo es endémico de algunas zonas y de un tiempo a esta parte ha cogido un tremendo auge. Ya es normal encontrarlo en recetas de restaurantes y webs de recetas de setas. Al crecer enterrado deberemos fijarnos bien en los pequeños bultos que producen en la tierra al madurar.

En este artículo explicamos todas sus características, te lo recomendamos

✅ Descubre los secretos de las criadillas de tierra, una seta muy especial del sur peninsular

✅ Descubre los secretos de las criadillas de tierra, una seta muy especial del sur peninsular
Un buen número de aficionados a las setas acuden estos días a las dehesas andaluzas y extremeñas (principalmente) para poder recolectar unas setas muy especiales que apar...
Read more

Senderuelas, ninfas de prado

Estas setas de primavera adornan los prados con sus carreretas o marcas en la hierba. Primero marcan la hierba de un tono más oscuro. Después aparecen las setas marcando hileras o corros. Es una seta frecuente cuando llueve, que se puede encontrar en grandes cantidades en medio de los prados. Su gran enemigo es el calor después de la lluvia, ya que puede provocar que se pudran. El viento también las seca fácilmente, ya que en medio de los prados no tienen protección. Sin embargo, el viento no los mata del todo, ya que si llueve se pueden vuelven a inflar y reavivar.

En este artículo explicamos todos los secretos de las senderuelas

Boletus pinícola, boleto de los pinos

Encontrar los primeros boletus del año es un auténtico subidón. Y más si son del tamaño que puede llegar a adquirir el boletus pinícola. ¡Incluso de varios Kg! Son fácilmente atacables por los insectos por lo que deberemos estar ágiles a la hora de recolectarlos y consumirlos, ya que en horas pasan de un estado óptimo a casi inservibles por efecto del calor y los insectos.

En este artículo hablamos de ellos y de sus peculiaridades.

Rebozuelo coloreando el monte

Rossinyol, cantharellus cibarius, cantharellus pallens o subpruinosus… en cualquiera de sus variedades, reconocer el reflejo amarillo dorado de esta seta nos indica que estamos muy cerca del verano. Le encanta el calor.

Es una seta que rara vez es atacada por los insectos y que si sale lo hace en grandes y numerosos grupos por lo que si encontramos una deberemos afinar la vista. Bajo nuestro punto de vista es una de las setas más bonitas y coloridas.

En este artículo hablamos de ella, de cómo son, donde aparecen y como recolectar rebozuelos. Seguro que te interesa.

Otras especies de setas primaverales

Hay otras muchas setas comestibles que tienen su momento de esplendor en primavera, como algunos otros boletus. Destacando el boletus lepidus, u hongo de carrasca, y el boletus aestivalis o boleto reticulado que aunque su nombre indica otra estación, empieza a aparecer a finales de primavera

Alerta con las confusiones

Para los buscadores de setas más expertos es sencillo identificar estas especies, pero que quizás puedan confundir a buscadores de hongos más lúdicos y que busquen su uso en la cocina. Especies poco frecuentes en la temporada primaveral pueden conducir a errores de identificación con evidente riesgo.

Habrá que estar alerta también a la aparición de Amanita phalloides que es bastante común y convive con otras especies de setas comestibles.

Con ellas no hay más que un secreto: el conocimiento. Hay que saber muy bien si pueden ser fuentes de placer gastronómico, un bocado de dioses, o si son un medio seguro de pasaportar al otro mundo a quien se atreva a ingerirlas. No hay trucos: una seta comestible siempre será comestible, una seta tóxica siempre será tóxica, y una seta letal siempre será letal.

PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650

Equipo básico para buscar setas de primavera

Habrá que ir preparando nuestras cestas y navajas porque esta temporada de setas de primavera empieza ya ¡y esperamos que pinte bien! En nuestra tienda online vas a encontrar todo lo necesario para ir bien equipado al monte. Más de 1200 productos, todos relacionados con las setas.

A la hora de salir al campo a buscar setas, un aficionado no puede olvidar sus dos instrumentos básicos: la cesta y la navaja. La primavera, con los días cálidos y largos, puede llevar a muchos buscadores a confiarse y aventurarse a la búsqueda de setas sin el equipo adecuado. Sabemos por experiencia que es un error: la cesta y la navaja son básicas para que la recolección sea correcta, para que se corten las setas comestibles de la mejor forma y para que estas sean transportadas en el recipiente más apropiado. Solo así la micología será una práctica sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

Es necesario recordar que durante la temporada de primavera es normal encontrarnos mucha humedad en el monte, equípate con unas buenas polainas como estas o ropa impermeable   para poder buscar hongos sin riesgo a mojarnos. Ten en cuenta que es una estación inestable y es más que probable que te encuentres con la lluvia en mitad de la salida, así que no olvides ir bien equipado. Te recomendamos este artículo donde hablamos de la equipación necesaria

La perseverancia del buscador de setas de primavera

No todo el monte es orégano, como bien dice el dicho. Y no todas las salidas van a ser fructíferas, y menos en primavera. Es más, lo habitual va a ser que volvamos a casa sólo con algún ejemplar suelto. Los buscadores de setas de primavera debemos asumirlo y aprender a disfrutar de otros aspectos y detalles. A disfrutar del paisaje, de la tranquilidad y del aspecto del monte. A disfrutar de la montaña, de sus plantas y flores, de los animales, en definitiva, no obsesionarnos con recoger muchas setas. Porque el premio está en la salida misma, no en la recolecta. Una vez que hayamos aceptado esta situación, descubriremos una nueva forma de ver las setas y de acercarnos al bosque sin las multitudes y fiebres recolectoras del otoño.

Y tú, ¿recolectas setas de primavera? ¿Cuál es tu especie preferida? ¿Tienes alguna anécdota de alguna salida al monte primaveral? Cuéntanoslo en nuestra página de Facebook, nos encanta recibir vuestros comentarios y sobre todo vuestras fotos.

¡Salud, primavera y setas!

PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650
PUBLICIDAD 650

Related posts