Cultivo moderno del champiñón

Cultivo moderno del champiñón

Editorial MUNDIPRENSA

Guia monografica acerca del cultivo del champiñon y otras variedades de setas y hongos

.

LCS084
16,83 €
24/48 h

Está generalmente admitido que el cultivo del champiñón nació en Francia, más o menos por casualidad. Hacia 1650, unos agricultores de la región de París, dedicados al cultivo de melones, observaron que los champiñones se desarrollaban sobre compost usado procedente de las camas calientes de los cultivos de melones. Comenzaron sus experiencias  y comprobaron que únicamente podían cultivar en sus huertos tales setas procedentes de las camas de los melones. "Las setas de los prados no pueden cultivarse en el jardín" decía Bonnefons en 1651.

De esta declaración se deduce claramente la diferencia entre el champiñón silvestre de los campos y el que admite el cultivo, ya sea éste realizado por los métodos antiguos o por los de nuestros días. La evolución del cultivo de champiñón en España ha seguido caminos paralelos a los de otros países. Hoy día, al lado de un número importante de pequeños cultivadores, existen otras instalaciones medianas y grandes en las que se utilizan las técnicas más modernas.

El punto de partida del presente libro está constituido por las condiciones de cultivo en los Países Bajos. Sin embargo, el intercambio de conocimientos sobre datos y técnicas culturales entre los países productores ha llegado a ser tan intenso a lo largo de los últimos años que apenas puede hablarse de métodos de cultivo regionales o, incluso, nacionales. Por ello, estimamos que esta edición española resultará de gran utilidad para los profesionales y agricultores interesados en el tema de todos los países de habla hispana.

Envíanos tus fotografías de este producto y recibe 0,50 € por cada fotografía publicada.

Puedes enviarlas a [email protected] indicando tu nombre. Una vez revisadas las publicaremos y añadiremos el importe a vuestra cuenta de cliente

Usamos cookies para ofrecerte una mejor navegación. Si no indicas lo contrario, asumimos que todo está Ok