Pendientes de las heladas en Castilla y León

Pendientes de las heladas en Castilla y León

La producción micológica en Castilla y León está siendo muy irregular, aunque, las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) son buenas. Lo que significa que tras estos primeros parones, por las heladas, la campaña remontará.

Castilla y León setas

Buenas previsiones meteorológicas

Es más, las condiciones de humedad en los montes son las adecuadas en la mayor parte de la región, especialmente en las zonas montañosas, y en menor grado, en la zona centro de la comunidad, según recoge la prensa.

Las temperaturas registradas, también, están siendo favorables para la fructificación de los hongos, y además, las previsiones meteorológicas para las próximas semanas anuncian que seguirán siendo positivas para el crecimiento de nuestras amigas. Puesto que son necesarias unas condiciones muy concretas, tanto en los grados del mercurio como en la humedad existente.

Para entenderlo mejor,  en declaraciones a la prensa, el coordinador científico de Micocyl  (Programa de Micología de en Castilla y León),  Fernando Martínez Peña, lo explica de esta forma: “La campaña está siendo muy irregular e incierta y va a depender mucho de que las heladas se retrasen y continúen entrando frentes de lluvias. En todo caso será muy difícil que se alcancen los niveles de producción del 2014. La previsión es que el año termine siendo, en el mejor de los casos, un año de producción media y muy irregular en el espacio y en el tiempo”.

Y es que su referencia es el año pasado, donde la cosecha fue de récord. Por lo que en esta campaña será complicado superarlo.

El más afectado, el Boletus

setas Castilla y León

De momento, sabemos que la incidencia de las heladas está siendo más intensa en unas zonas que en otras. Por ejemplo, en la comarca de Pinares y de Urbión el parón ha sido importante en relación a otras áreas de la comunidad.

Por otro lado, la campaña del Boletus edulis se ha adelantado más de un mes, según esta misma fuente. Y las primeras heladas se han dejado sentir en plena recogida.

Aunque, aún es pronto para determinar como será exactamente esta campaña, y si esta falta de humedad será determinante. El antecedente más cercano hay que buscarlo en 2002. En aquel año, la campaña del Boletus, también, se inició en septiembre, un mes antes de lo habitual, y la falta de lluvia hizo que se viviera un parón de hasta 3 semanas. Más tarde se retomó en noviembre, al recuperar las condiciones de humedad necesarias para la fructificación de las especies fúngicas.

No obstante, en los montes de Castilla y León están en plena producción de Boletus, níscalos, angulas de monte, es decir, nombre que recibe el Cantharellus lutescens y la lengua de vaca.

Related posts